OS SORPRENDÍ

Hoy llegué al trabajo y una vez registré la entrada, fui directa al comedor y dejé aquello que con tanta ilusión había preparado el día anterior.

Durante la mañana he sido felicitada por mis compañeros, pero recíprocamente, yo también les he dado felicidad con mi detalle. Los he sorprendido con algo tan sencillo como hacer un montaje y compartirlo. Estamos tan acostumbrados a ir a “destajo” todos los días, acompañados de la rutina estresante, que no tenemos un momento para parar y decir,  “pues hoy lo quiero vivir diferente”.

No sé qué ha gustado más si las galletas y los bombones o el mensaje con el que les he dado los buenos días (hasta diría que alguna se ha emocionado, ese brillo en los ojos así me lo hizo pensar)

Bon dia a tots/es¡     Avui en faig   44  i part de la meva felicitat és per celebrar-ho un any més amb tots vosaltres¡¡

Buenos días a todos /as¡ Hoy hago 44 y parte de mi felicidad es por celebrarlo un año más con todos vosotros.

 

Anuncios

Poema XVII- Neruda

Pensando, enredando sombras en la profunda soledad.
Tú también estás lejos, ah más lejos que nadie.
Pensando, soltando pájaros, desvaneciendo imágenes,
enterrando lámparas.

Campanario de brumas, qué lejos, allá arriba!
Ahogando lamentos, moliendo esperanzas sombrías,
molinero taciturno,
se te viene de bruces la noche, lejos de la ciudad.

Tu presencia es ajena, extraña a mí como una cosa.
Pienso, camino largamente, mi vida antes de ti.
Mi vida antes de nadie, mi áspera vida.
El grito frente al mar, entre las piedras,
corriendo libre, loco, en el vaho del mar.
La furia triste, el grito, la soledad del mar.
Desbocado, violento, estirado hacia el cielo.

Tú, mujer, qué eras allí, qué raya, qué varilla
de ese abanico inmenso? Estabas lejos como ahora.
Incendio en el bosque! Arde en cruces azules.
Arde, arde, llamea, chispea en árboles de luz.
Se derrumba, crepita. Incendio. Incendio.
Y mi alma baila herida de virutas de fuego.
Quien llama? Qué silencio poblado de ecos?
Hora de la nostalgia, hora de la alegría, hora de la soledad,
hora mía entre todas!

Bocina en que el viento pasa cantando.
Tanta pasión de llanto anudada a mi cuerpo.
Sacudida de todas las raíces,
asalto de todas las olas!
Rodaba, alegre, triste, interminable, mi alma.

Pensando, enterrando lámparas en la profunda soledad.
Quién eres tú, quién eres?
14714988_1292193440799992_1323716967762778330_o