Temps de flors

Temps de flors, es una de las fiestas más conocidas de Girona, tiene lugar en Mayo, mes de las flores, y este año 2017 se celebra entre el 13 y el 21 de este mes. La muestra, con 62 años de historia, se ha convertido en “la gran fiesta de la primavera”, y el año pasado se calcula que recibió la visita de 193.482 personas, este año contará con más de 1.000 voluntarios que vigilarán su buen funcionamiento. Una festividad de flores donde el barrio antiguo de la ciudad se transforma en un multicolor jardín que es decorado con alfombras y arreglos florales que gracias a los centenarios monumentos de la ciudad tornan a la fiesta un carácter aún más impresionante si cabe.
En sus inicios no era más que una sencilla exposición de flores en la iglesia de Santo Domingo de Girona. Fue evolucionando año tras año hasta transformarse en una exposición de creaciones y arreglos florales de dicha iglesia. Fue a mediados de los 90 que el ayuntamiento decidió que la fiesta no se limitase únicamente a la iglesia de Santo Domingo y abarcase toda la ciudad. En la muestra, toda la ciudad fue decorada con flores, los monumentos adornados con belleza floral y se convenció a los vecinos para que abriesen sus patios al público durante esos días.
La ciudad fue condecorada en 2016 con el Premio Europa, un galardón que el consejo europeo otorga desde 1955 a los municipios que han realizados loables empeños por promover el ideal europeo de unidad. Fue la segunda ciudad española en conseguirlo tras Santiago de Compostela en 1985.
Actualmente en la muestra podemos encontrar creaciones florales tradicionales y experimentales, los dueños de los patios continúan abriéndolos al público en estas fechas y todos los espacios importantes de la ciudad y los monumentos se decoran con flores. Además, no sólo se encargan de decorar la ciudad los floristas profesionales, también participan escolares y decenas de aficionados, con lo que la ciudad se transforma en esos días en un enorme jardín. No queda un rincón sin adornar, incluso los puentes que unen las zonas separadas por el río Onyar.

ESCORPIO, y aquellas pequeñas cosas que los saca de quicio

1. Impaciencia

La regla número uno sobre la comunicación con una persona de Escorpio: no demostrarle su impaciencia. Cuando notas que la persona en cuestión no quiere contarte algo o sigue sin tomar decisiones importantes, jamás te pongas a presionarla. Insistir en que se ponga las manos a la obra o que se desahogue delante de ti, no servirá para nada: luchar con la falta de confianza típica de este signo nunca es buena idea.

2. No seguir el plan

Las personas con el signo de Escorpio son estrategas natos, y en todas las cuestiones de la vida necesitan un plan exacto para poder seguirlo. No sólo saben muy bien cómo pasarán el próximo fin de semana, sino también dónde quieren trabajar dentro de diez años… Así que, si quieres advertir a alguno de ellos que los planes que habéis fijado antes terminaron cambiando, piénsatelo dos veces. Probablemente sería más fácil volver a la primera versión de lo planeado, que luchar contra la ira de un Escorpio.

3. Injusticia

A pesar de que muchas personas lo consideran bastante frío, reservado y calculador, un típico Escorpio posee muchas características muy nobles. Una de ellas es su odio absoluto hacia cualquier muestra de la injusticia. No hay nada que lo ponga más furioso que ella, y es capaz de poner todos sus esfuerzos para luchar en su contra. ¿No te parece digno de admiración?

4. Avaricia

Los Escorpios son bastante generosos por naturaleza, y vale la pena tenerlo en cuenta en todo momento. No importa si se trata de pagar las facturas de la casa, hacer una compra grande o salir a cenar: mejor no pongas a prueba su paciencia, divagando sobre las partes de la cuenta que los dos van a tener que cubrir. ¡Los Escorpios realmente detestan la tacañería!

5. Defraudar la confianza

Como amigos y parejas, los Escorpios son extremadamente fieles y leales, aunque todo cambia a más no poder cuando alguien se atreve a poner su confianza a prueba. Una vez que un supuesto amigo o amante los decepcione, son capaces de olvidarse de él por completo. No importa si se trata de tu novio o compañero: ¡ellos nunca olvidan! Tenlo en cuenta…

6. Decisiones ilógicas

La mayoría de ellos muy pronto reconocen el camino que quiere seguir en la vida, y empiezan a convertir sus sueños en planes, y los planes en realidad. Por ello, si te gustaría impresionarlos, hacer lo mismo puede ser la mejor manera de lograrlo. En cambio, nunca te harán caso si sueles hablar demasiado y sin objetivo, o tomar las decisiones sin pensar. De hecho, ¡pueden empezar a tratarte como si fueras un lunático!

7. Indecisión

Al igual que tomar las decisiones precipitadas sin haber pensado en ellas, los Escorpios aborrecen la indecisión. Si alguno de ellos te invita a tomar algo y durante un cuarto de hora sigues pensando sobre cuál de los tragos escoger (o si sería mejor que te tomaras un batido en vez de alcohol), vuestra salidita puede terminar muy mal. Recuerda: no juegues con el fuego…

8. Conversaciones aburridas

Si eres una de las personas que en su vida prestan más atención a la teoría que a la práctica, no te engañes. Los escorpios son muy inteligentes y no les supone ningún problema notar la falsedad de otras personas (incluso oculta detrás de frases rebuscadas y palabras bonitas). Además, una vez que se percaten de que les estás vacilando, ¡te van a castigar por ello! Los debates sin fin ni motivo no son para ellos.

9. Demostrar la debilidad

Puesto que las personas nacidas bajo el signo del Escorpio son fuertes, resistentes e independientes, pueden reaccionar de manera desenfrenada cuando los demás demuestran su debilidad o flojera. Si quieres caerle bien a uno de ellos, no les prestes atención a los detalles que no se la merecen y ¡quiérete un poco! De inmediato vas a aparentar mucho más fuerte.

10. Provocar los celos

Los celos suponen una de las mayores debilidades de los Escorpios. Apasionados a más no poder, son capaces de armar un escándalo incluso por una mirada lanzada a una persona inadecuada… Por lo que merece la pena actuar con sumo cuidado en compañía de los demás. Si no quieres que tu querido Escorpio convierta tu vida en un infierno, no te pongas a flirtear con nadie: en caso contrario ¡puedes provocar una explosión de furia imposible de frenar!

Nikolaus Harnoncourt

Mozart: Late symphonies | Nikolaus Harnoncourt & Concentus Musicus Wien

El violonchelista que se subió al podio
Nikolaus Harnoncourt nació el 6 de diciembre de 1929 en Berlín, aunque desde los dos años vivió en Viena.
En 1952, entró como violonchelista en la Sinfónica de Viena.
Nada podía hacer sospechar al comienzo de su carrera como violonchelista orquestal que poco después despuntaría uno de los grandes revolucionarios del movimiento historicista, aquel que luchó contra viento y marea para despojar a la interpretación de la música barroca de todas las anacrónicas adherencias y oropeles románticos a fin de devolverle sus sonoridades originales Concentus Musicus, el grupo que le acompañó durante toda su carrera, nació en 1953.
Pronto cambió el violonchelo moderno por el barroco y por la viola da gamba.
Grabó más de 50 discos de compositores como Bach, Haydn, Handel, Vivaldi, Mozart.
Es autor de libros como La música como discurso sonoro.
En 1971 arrancó su proyecto más ambicioso, junto con Leonhardt: la grabación de las Cantatas completas de Bach.
Su debut como director llegó en 1972, en Milán, con Il ritorno d’Ulisse in patria de Monteverdi.
En 1983 dirigió por primera vez a la Sinfónica de Viena.

Harnoncourt salió de las trincheras barrocas y empezó a dirigir formaciones modernas. Estableció estrechas relaciones con muchas de ellas (la Orquesta de Cámara de Europa, la Filarmónica de Berlín, la Orquesta del Concertgebouw, la Filarmónica de Viena), que vieron en él, que jamás usó batuta e irradiaba un magnetismo y una seguridad irresistibles, a un iconoclasta que podía enseñarles muchas cosas, como modelar interpretaciones intensas,
angulosas, sin un solo resabio de esa rutina que acecha siempre a los músicos como la hidra de los celos de Yago.
Ganó decenas de premios, entre ellos un Grammy, y la Universidad Mozarteum de Salzburgo le nombró doctor Honoris Causa en 2008.

Nos ha dejado un legado inmenso, sin duda.

El artista ha vuelto

LUFFY ONE PIECE 70216.jpg

Educar a nuestros hijos viene a ser como un historial académico: cuando creíamos que teníamos controlado un tema, nos sale otro problema, el cual nos pilla sin aprendizaje, sin rodaje y casi sin paciencia.
Mi vida estudiantil fue de menos a más y, el más fue exhausto. Tanto fue así que me rendí a puertas de la Universidad. Pero tengo la conciencia tranquila porque lo di todo en los cinco años de Formación Profesional.
En base a mi experiencia tengo claro dos cosas respecto a mi hijo:
-No le agobiaré en su capacidad de estudio.
– No me rendiré.
Ahora nos encontramos en el punto de decidir su posible futuro, que hasta ahora tenía claro que era dibujar pero, van saliendo dudas. Dudas que sumado a la gandulería de vivir a todas horas cansado da como resultado desmotivación. Su fuerte no es la expresión escrita, vivimos en el mundo de la disortografía (disgrafía disléxica), desconocimiento aún en el ámbito escolar dando lugar a una falta de tacto por parte de algún profesor.
Pero en el dibujo desde bien pequeño que es algo en lo que destaca. Ahora con la edad del “pavo”, la invasión del móvil, las películas y juegos on line… lo del dibujo lo tenía algo abandonado. Bueno, éste y el estudio. Pensar en aquello que iba a hacer después, no lo dejaba concentrar en lo que estaba haciendo ahora.

Su rendimiento escolar a lo largo del curso siempre ha sido irregular, el primer trimestre de adaptación, el segundo trimestre mejoría y el tercero…¡ ay qué no puedo más¡ Siempre sufriendo pero al final el curso sale limpio.
Y este año, cierre de etapa de la ESO, no iba a ser distinto o sí. Y ante la actitud de irresponsabilidad, vagancia y tontería de adolescente, una tiene que mirar de equilibrar la balanza para que tus exigencias no sean agobiantes y estresantes que en lugar de ayudar se bloquee hasta el punto de tirar la toalla.
Siempre le he inculcado que lo que se dice se hace, para bien como para mal. Y gracias a eso, estaba avisado que al primer suspenso de este segundo trimestre, todos sus hobbies se irían y no de manera escalonada como en el anterior trimestre.
El resultado no sé si será el perseguido, más concentración en el estudio, mejores resultados. Pero hemos recuperado a nuestro artista que dormitaba por algún lugar.