Marcharte lejos de mí

El pulso del corazón me late

en centímetros,

y cuenta la distancia

desde cualquier punto geográfico

hasta el beso de tu boca.

Por eso, no se te ocurra jamás,

nunca, por nada,

marcharte lejos de mí.

El pulso de mi corazón

habría de calcular

los km exactos que nos separan,

y se volvería loco de ausencia.

Y créeme que lo sé,

porque cada vez que te vas

se me paran los latidos

y el mundo,

y te extraño como si fueras tú

quien diera cuerda a mi vida.

Y tengo que hacerme la valiente,

y repetirme que, por supuesto,

no me voy a morir sin ti;

mientras siento

que de verdad muero

si no llegas”.

Irela Perea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s