A EMMA de José Martí

No sientas que te falte

el don de hablar que te arrebata el cielo,

no necesita tu belleza esmalte

ni tu alma pura más extenso vuelo.

No mires, niña mía,

en tu mutismo fuente de dolores,

ni llores las palabras que te digan

ni las palabras que te falten llores.

Si brillan en tu faz tan dulces ojos

que el alma enamorada se va en ellos,

no los nublen jamás tristes enojos

que todas las palabras de mis labios,

no son una mirada de tus ojos…

El autor dedica este poema a una joven muda y le anima para que no se entristezca por lo que pueda sentir a raíz de esta discapacidad. Resalta las cualidades que tiene como son: la belleza natural, el alma pura, unos ojos expresivos y tiernos, y una exquisita sensibilidad. Se menciona el estado anímico negativo  que pudiera mostrar en ciertos momentos, al no poder hablar ni expresar todo lo que quisiera, y sentirse marginada y rechazada por determinadas personas.

En definitiva, este poema  valora la capacidad de amar que tenemos los seres humanos y la sensibilidad con la que un hombre y una mujer se dan y reciben amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s