EL PERFUME, seña de identidad

Los perfumes huelen diferente en cada persona y la razón es por nuestro olor corporal: la reacción ante una combinación química, entre el producto y los componentes de nuestra propia piel.
Por ese motivo, el aroma que percibimos de un frasco, al entrar en contacto con la piel, se modifica pasando a ser el olor definitivo en quien lo lleve. Los factores son diversos: el ph, la cantidad de humedad de nuestra piel, el calor que desprendemos, la proporción de grasa de nuestra epidermis.
Es importante y lógico, comprar un aroma para nosotros habiéndolo probado en nuestra piel (sobre la muñeca o en el pliegue del codo) y no por aquella impresión que nos causó en un conocido.

Por lo tanto, el perfume que elijamos, se convertirá en nuestra propia seña de identidad, ÚNICA e IRREPETIBLE.

Anuncios

Un comentario en “EL PERFUME, seña de identidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s