ARIES, EL CARNERO

ARIES, EL CARNERO  (21.3/20.4)

 Cómo reconocer a Aries

No acostumbran recordar las simples reglas que les han enseñado sus amigos:

-que un atizador al rojo quema si no se suelta a tiempo

– que si uno se hace un corte muy profundo en el dedo con un cuchillo, por lo general sangra.

Por la sencilla razón de que no le teme a nada ni a nadie, y una vez olvidada la herida, volverá otra vez a hacer la prueba. Son gente a la que nada aplasta para siempre, y el fracaso menos todavía.

Persona excepcionalmente amistosa, de modales enérgicos, firme en apretón de manos y pronta en la sonrisa. Luchará sin vacilaciones contra lo que les parece una injusticia sin avergonzarse de expresar sus opiniones. Un Aries contestará con igual energía a un policía de tráfico o a un gánster armado, si cualquiera de ellos le molesta. Impulsivo, después lo lamentará pero, en el momento no se le podrá detener. El Carnero va directo al grano, sin vacilaciones.

Aries representa el nacimiento y como bebé recién nacido, no es consciente más que de sí mismo y el mundo le preocupa solo  en la medida en que éste, se relaciona con él. Sus necesidades son  lo primero y las quiere ver satisfechas ahora. Quiere algo y lo consigue. Pero, aún así, es difícil  resistírsele.

Persona sin rastro de astucia, creyendo siempre de todo corazón, cayendo para volver a levantarse e intentarlo de nuevo. Sus dudas surgidas durante el camino desaparecen  ante la primera persona bondadosa con él.

Como mentiroso no vale un rábano, lo que muestra a quien le mira es lo que es. Cuando gente más fuerte y madura le impone o le saca algo, su reacción es chillar  y montar un escándalo, hasta que los demás ceden con tal de tener paz. Directos, francos y honrados pero también carecen de estabilidad y exhiben una falta de responsabilidad infantil. La cólera de los Aries se desencadena con la velocidad del sonido pero, por lo general desaparece antes de que su víctima se haya enterado de qué era lo que la provocaba.

Físicamente los Aries tienen rasgos decididos: cejas bien marcadas, suelen juntarse con el estrecho puente de la nariz hasta formar el signo del Carnero; con alguna que otra cicatriz en la cabeza o la cara; movimientos rápidos y fáciles; hombros anchos, y caminan algo inclinados hacia adelante y con mucha prisa; estructura ósea delicada pero fuerte. No soporta el dolor físico. No será un cobarde ante el dolor moral pero si algo le duele puede llegar a convertirse en un perfecto marica.

Aparte de los cortes y quemaduras, también sufre dolores de cabeza intensos como jaquecas, y las cuales pueden se originen en infecciones renales.

Para los nacidos a finales de marzo y durante abril,  sufren de erupciones cutáneas, dolores en las rodillas, molestias estomacales.

Pero por lo general, para mantener acostado a un Aries, se necesita un par de esposas.

Aries igual que Leo y Sagitario, por su optimismo es raro que sea víctima de enfermedades crónicas y duraderas,  las cuales se generan como consecuencia de la melancolía y del pesimismo.

Miran directamente a los ojos. Jamás demostrará su decepción, si puede evitarlo, sus lágrimas caerán para adentro salvo que el dolor le haya llegado al alma. Prefieren caer muertos a demostrar su debilidad.

Estará dedicado a un negocio propio o en los primeros lugares de la carrera escogida. De actitud liberal, iniciador a bombo y platillo de cualquier atrevimiento, sin miedo. No debemos esperar sutileza, tacto ni humildad, ni mucho menos paciencia. Al Aries nadie puede acusarle de haraganería, se aferran a la idea de que nadie más que él puede hacer nada con la eficiencia de ellos.

El Carnero  puede intentar decir alguna mentirijilla, si con eso puede pasar al primer plano. Es capaz de conversar durante horas sobre algo que no tiene ni idea, no soportan los rodeos. Las lecciones de ayer no le importan  y mañana está demasiado lejos para preocuparse. Vive en el día, en la hora y en el minuto exacto.

Aries raramente es tímido, le gusta hablar  de sí mismo excepto si hablamos del ser amado. Una vez alguien se ha ganado su interés, Aries le escuchará, se sentirá encantado con él, poniendo a su disposición tiempo, dinero, simpatía y lealtad. Aries no vacilará si decide ayudar a alguien en una situación difícil. Pero, hay que demostrarle gratitud, de lo contrario se sentirá profundamente herido por no reconocer sus actos. Pero aún así, es probable que no se niegue a volver a ayudar.

Lo que más le gusta en la vida, es hacer feliz a la gente.

Aries puede llegar a taparse los ojos y los oídos  para excluir  algo en lo que no quiere creer. Incluso cuando su posición es insostenible, seguirá valiente al pie del cañón.

Puede verlo todo de color de rojo, pero cuando las chispas desaparecen, se vuelve tan alegre y amistoso como una margarita.

 Imagen

 

Anuncios

2 comentarios en “ARIES, EL CARNERO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s