VACACIONES 2011

No hay vacaciones sin un par de libros en la maleta, mínimo. Este año los escogidos no se parecen en nada. Para la diversión de los días pasados en Huelva, mucha playa y piscina, (pero bajo una buena sombrilla¡¡)  escogí una lectura dura sobre algo que empieza a estar, con su nombre, en más de un hogar : “Maragall vs Alzheimer”. Cuando el tema se ponía peliagudo, levantaba la vista y disfrutaba de mi alrededor, esa era la mejor desconexión. Es un libro hecho con el objetivo de acabar con el estigma de la palabra que da nombre a la enfermedad. Afana porque los enfermos se diviertan, tengan información, llenen su vida de actividades, se relacionen con los amigos y no se queden cerrados en casa con la televisión  por compañía.

” .. un amigo me contaba aquello que le pregunta uno a otro: “¿Cómo se llama aquella montaña de colinas redondeadas tan famosa?” a lo que le responde el otro “Montserrat”. “¡Exacto¡”, exclama el primero y prosigue, dirigiéndose a su esposa: “Montserrat, ¿dónde he dejado el diario?” – (No dijo “aquella montaña donde esta la Mare de Déu” porque las palabras trabajan de tal manera que la primera arrastra a las demás. De forma que aquello que está encadenado se recuerda. Conexión fácil como para un sevillano Dolores y Virgen o para un aragonés Virgen y Pilar)

Participa en diversas jornadas o conferencias donde su mensaje a los enfermos y familiares es “… no os privéis de nada y divertiros. Mientra se pueda, el enfermo no se encierre en casa. Que se reúna con compañeros, amigos, organice actividades… Lo peor es aislarse mientras aun se puede ser feliz con la gente. El aislamiento de la sociedad, la reclusión forzada, juegan a favor de la enfermedad…”

“…Los enfermos tenemos prisa. Prisa por vivir y prisa para que se avance en la investigación. A mi ya no me llegará. He hecho tarde…”

“… La enfermedad me ha robado por ahora alguna cosita pero, mientras pueda, no me robará mi capacidad de continuar siendo feliz o de  continuar teniendo momentos de felicidad…”

“..  La Sra. Teresa Eulàlia Calzada, viuda del Sr. Solé Tura, explicó la dura experiencia que significó para el matrimonio convivir con el Alzheimer: “El espíritu de la persona se apaga. Por lo tanto, se tiene que aprender a volver a querer. Y se tiene que aprender a olvidar.”

Y, el segundo libro escogido para la hipertranquilidad del pueblo, lugar de desconexión hasta el aburrimiento, fue “El amante de Lady Chatterley” catalogado como erótico y una vez leído, pues no sé qué decir, no quito que para el 1928, plasmar con esa frescura todo lo dicho,  sí puede resultar escandaloso.  La prosa llega a ser a veces aburrida, ya que alterna los textos eróticos con discusiones filosóficas entre el matrimonio, y de ellos con los amigos comunes. Se reúnen frecuentemente con un grupo de snobs a discutir sobre la obra de tal o cual autor, y sobre las implicaciones de tal cosa o tal otra.

Aquí dejo imágenes de toda la naturaleza con la que he estado envuelta, pudiendo hacer senderismo o disfrutar de un baño y disfrutar con la visita al “Charco la Olla” de la localidad las Mestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s