ESE SONIDO

Allí se encontraba de pie detrás del cristal, observándolo con sus ojos húmedos y sumida en sus pensamientos.

“¿Por qué?. ¿Por qué tiene que pasarme esto? ¿Por qué tiene que ser todo tan complicado?”

Sus lágrimas caían incesantemente, llenas de pena, impotencia y decepción. Recordaba todos aquellos momentos de felicidad, una  felicidad compartida con la ilusión de convertir el sueño en realidad. Sumergida en el pasado, sonríe levemente cuando rememoraba aquella noche … y por un momento revive aquella felicidad acompañada del intermitente sonido, bip, bip, bip, bip.

Ensimismada no se percató de su presencia, ni siquiera oyó su triste saludo, hasta que  sus miradas se encontraron en el reflejo del cristal, entonces ella le saludó sin girarse. No quería que la viera llorando una vez más. Hubo un silencio indefinido o así pareció. Los dos miraban hacia la sala, intentando saber qué fue lo que les llevó hacia allí, hacia ese punto. Ella pensaba que ya no se salvarían, que la amistad se había quedado sin fuerzas ante las graves heridas del amor. Su mirada va y viene de un sitio a otro. Teme que si se va de allí esas fuerzas desfallezcan y con ellas, aquel sonido intermitente, bip, bip, bip, bip.

Él pensaba que nunca aprendería, que no fue lo suficientemente fuerte y se dejó arrastrar por la corriente de la duda, enfermo de amor, deliraba viendo todo aquello que lo nubló, hasta el punto de defenderse con comentarios tan mezquinos que  entendía que ella no tuviera ganas  de protegerse ni exculparse. Aún en su estado febril sabía, admitiendo su responsabilidad, de  cuánto daño podría causarle.  Miró tras el cristal y observando de un punto a otro, lo frágil de la situación, se  sumergió también en aquellos momentos felices,  y de fondo aquel sonido intermitente, bip, bip, bip, bip.

No hay palabras. Temen perder las pocas fuerzas que quedan para salvarlo. ¿Pero qué hay que salvar?

Los dos se sobresaltan cuando el sonido se convierte continuo, constante, biiiiiippppp. Vuelven a encontrar sus miradas en el cristal, asustados, impotentes, viéndolo pasar… El amor murió y en su lucha por salvarlo, con él  la amistad se llevó.

Alguien debió correr las cortinas. Cuando se dio cuenta, estaba sola. Recogió sus cosas y se fue no sin antes dejar dos rosas, una amarilla y otra blanca. Para el amor adolescente, joven  y la amistad  pura e inocente, aquella que debió ser para toda la vida.

Anuncios

2 comentarios en “ESE SONIDO

  1. De Betshy

    Hola Mara,

    Gracias por tomarte el tiempo de responderme. En realidad me ha fascinado ….. Me encanta la simbologia que utilizas. Muy interesante en realidad. Y ahora que comprendo lo de el sonido, en realidad que transmite aun mucho mas dolor y urgencia. Me encanta la manera en que expresas tus sentimientos. Te felicito.

    Un abrazo,
    …BETSHY…

  2. Mara esto es muy bonito! Estoy intrigada… que era ese sonido? Me causó mucha tristeza. Se ve que estaban casados, o tenían una relación de ese tipo, cierto? Y pues el amor se desvaneció. Muy triste. Muy interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s