La tranquilidad desordenada

El cielo está enfadado, no ha aguantado más enojos, más tensión y ha explotado. Todo el negror acumulado no ha hecho bueno y, en agua se ha desparramado con furia,  sin piedad, arrasando con todo y dejando huella allá  por donde ha caído. Ha dejado una tranquilidad desordenada. Los nubarrones se alejan para dejar paso a la oscuridad del día. Hace frío pero no me apetece moverme de donde estoy. Intento pensar pero no lo consigo. Si pudiera gritar pero ni fuerzas tengo. Nubes no marchéis sin mí, yo también quiero ir a ese lugar … pero, no me escuchan y siguen su camino. Allí donde lucen los destellos, en lo alto del castillo. Me imagino sentada cerca de un gran fuego, con la música del crepitar del fuego como único sonido. Y caer rendida ante el único momento plácido y tranquilo, el sueño.

Anuncios

4 comentarios en “La tranquilidad desordenada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s