LÁGRIMAS, INDOLENTES LÁGRIMAS

 
 
Lágrimas, indolentes lágrimas, no sé qué significan;
lágrimas que desde lo pronfundo
de alguna divina desesperación
se alzan en la esencia del corazón,
y se reúnen en torno a los ojos
al contemplar los alegres campos de otoño,
pensando en los días que ya nunca serán.
 
Frescas como el primer rayo brillante sobre la vela,
convocando a nuestros amigos del inframundo,
triste como el último lamento agónico
que se hunde en el abismo con todo lo que amamos.
Tan tristes, tan frescas, como los días que ya no serán.
 
Tristes y extrañas como los oscuros  crepúsculos del verano,
las primeras voces de las aves cantaron
sobres los oídos muertos, junto a los muertos ojos
que contemplan la mañana trepando sobre la ventana;
tan tristes, tan frescos, como los días que ya  no serán.
 
Amados como el recuerdo de los besos tras la muerte,
y dulces como la indiferencia fantasía fingida
sobre aquellos labios que serán de otro;
profundas como el Amor,
profundas como el primer Amor,
salvajes huellas de un pálido remordimiento.
Oh, amarga muerte en vida, ellas son el lamento
por los días que ya nunca serán.
 
                                                                                                 Lord Alfred Tennyson (1809-1892)
 
 
 
Anuncios

2 comentarios en “LÁGRIMAS, INDOLENTES LÁGRIMAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s